Cordura

Se siente mejor pensar un poco y amar otro tanto,
que creer ciegamente en fórmulas para ser perfectos,
como si la cordura se comprara en una boutique o la felicidad en un bar.

Sé el primero en responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *